Álex nos cuenta su experiencia en Rös, dónde trabaja cómo community manager, una salida profesional que se aleja de las cabinas de los centros de estética.