Contouring: el nuevo must en maquillaje

El contouring se ha convertido en la moda más puntera a nivel de maquillaje. ¿Aún no sabes todos los secretos de esta técnica profesional?

Las celebrities más populares han inundado las redes sociales con sus sorprendentes transformaciones gracias al contouring, lo que ha hecho que se genere una enorme expectación acerca de esta técnica de maquillaje profesional. ¿Quieres potenciar tus pómulos, afinar tu nariz, elevar tus cejas o tener un rostro más fino? Todo ello se puede conseguir gracias al nuevo must en maquillaje.

¿En qué consiste la técnica del contouring?

El contouring es una técnica que consiste en aplicar luz y sombra al rostro utilizando maquillaje con el objetivo de destacar, perfilar o disimular; así como iluminar zonas específicas del rostro. De esta forma, los tonos oscuros profundizan y hunden los rasgos, mientras que los claros resaltan y “proyectan hacia fuera”.

La popularización del contouring ha llegado en pleno siglo XXI gracias a Kim Kardashian, pero su creador fue el mítico maquillador americano Kevyn Aucoin, un experto en imagen personal que empezó a hablar y aplicar esta técnica de maquillaje en la década de los 80.

Con el paso del tiempo, el contouring ha conseguido muchísima fama gracias a su poder de modificación de las facciones, debido a que actúa sobre la estructura natural del rostro. Esta tendencia ha tomado nuevas dimensiones y cada vez hay más formas y consejos de cómo aplicarlo.

curso de maquillaje barcelona

¿Cómo conseguir un contouring perfecto? 

Para empezar, con esta técnica de maquillaje es esencial identificar qué tipo de rostro tienes: alargado, redondo, de corazón o cuadrado. Cada rostro tiene partes que sobresalen y otras que quedan hundidas, es aquí donde jugamos el juego de las luces y las sombras. Posteriormente debes elegir dos productos indispensables: una base oscura y una más clara o un iluminador.

Con la base más oscura se define la estructura ósea de la cara, por lo que se aplica en zonas como: las sienes, debajo de los pómulos y en la mandíbula. Con el iluminador se dirige la atención a las zonas que se quiere destacar: encima del pómulo, centra de la nariz, arco de cupido y arco de la ceja.

Gracias a los trucos de los maquilladores profesionales, además del contouring más esencial se consiguen maravillas como una nariz más pequeña, una frente más estrecha o una barbilla más afinada.

 

Puede parecer fácil, pero se trata de un maquillaje muy elaborado, que requiere mucha paciencia para difuminar correctamente y conseguir un resultado perfecto.

Si quieres aprenderlo todo sobre el maquillaje, no te pierdas los cursos de Thuya Escuela.

Puedes convertirte en un gran profesional con nuestro Grado superior de caracterización y maquillaje profesional o nuestro Curso de Maquillaje profesional homologación europea.