Qué tipos de masajes existen

El término masaje es conocido como la herramienta más antigua del ser humano para tratar el dolor con un recurso natural.

Actualmente existe una gran variedad de tipologías de masaje dentro del mundo de la estética.  Cada masaje utiliza técnicas y herramientas diferentes y además tiene un objetivo diferente como relajar los músculos, aliviar el dolor, estimular la circulación, drenar líquidos, etc. 

Dependiendo de sus funcionalidades y características nos encontramos con masajes de tipo estético o masajes terapéuticos. ¡Vamos a ver cuáles hay!

Masajes estéticos o relajantes

Masaje relajante

Es un tipo de masaje que se realiza cuando el paciente presente estrés físico o emocional. Busca proporcionar un bienestar general al organismo mediante la liberación de encefalinas y endorfinas para conseguir un efecto sedante en el sistema nervioso. 

Mediante movimientos lentos y constantes se descontracturan los músculos y se consigue una sensación de tranquilidad y descanso. Generalmente, este tipo de masajes se acompaña con ejercicios de respiración, estiramientos musculares y en algunos casos el uso de aceites. 

Masaje relajante

Masaje reafirmante

Este masaje se realiza con movimientos ascendentes, rápidos y energéticos para activar la piel de manera que haya una oxigenación de células para que se produzca una mayor cantidad de colágeno y elastina. Es aún más efectivo si al realizarse, el cliente contrae la musculatura por lo que se potencia el efecto. 

Las zonas en las que se suele centrar es en el abdomen, muslos, brazos, piernas y glúteos, devolviendo la elasticidad y tonificación perdida a la piel. Es perfecto para personas que sufren de flacidez en zonas concretas del cuerpo y desea tener un aspecto más firme y tenso. 

Masaje circulatorio

Se centra en el sistema circulatorio de las personas, especialmente en las extremidades inferiores. Un masaje circulatorio se centra en movilizar los líquidos corporales para facilitar la eliminación de toxinas y la absorción de nutrientes. 

En este tipo de masaje favorece la circulación venosa, linfática y arterial, por lo tanto debe hacerse en la misma dirección en que la sangre se dirige a las venas. Por lo tanto se inicia por la planta del pie hacia el corazón, con un ritmo lento y de intensidad media- superficial.

Masaje modelador

La finalidad del masaje modelador es ayudar a reducir las acumulaciones adiposas y definir las curvas del cuerpo. Las zonas en las que se suele centrar son vientre, muslos y glúteos, debido a que este método ayuda a eliminar la grasa localizada y funciona como complemento de la dieta y el ejercicio. 

Se caracteriza por mejorar la circulación sanguínea, eliminación de células muertas y toxinas, combatir la flacidez, reducir medidas y mejorar la función intestinal. 

Masajes terapéuticos

Quiromasaje

Este masaje se realiza a través de un conjunto de técnicas de varios tipos de masajes manuales junto a una serie de novedades manipulaciones. Sirve para relajar, estimular o descontracturar los tejidos blandos. Se realiza con un ritmo y velocidad determinada para cada caso que tienen efecto inmediato sobre la piel, el sistema nervioso y el circulatorio. Muchos profesionales lo complementan con otras técnicas como la acupuntura o aromaterapia

Drenaje linfático manual

Este masaje actúa sobre los vasos linfáticos por lo que activa la circulación linfática del cuerpo. Se realiza a través de movimientos manuales suaves y lentos con la presión exacta en cada zona para no sentir ningún tipo de dolor durante su proceso. 

Es encargado de eliminar toxinas siendo esencial para el buen funcionamiento del sistema inmune del organismo. Se drenan los líquidos acumulados abriendo las vías linfáticas del cuerpo con los movimientos del masaje. Es una técnica que provoca relajación y sedación en el cuerpo sin estimulación. 

Si te interesa saber más sobre este tipo de masaje, puedes consultar el siguiente artículo: “beneficios del drenaje linfático” publicado el mes pasado. 

Masaje deportivo 

Este masaje suele usarse para disminuir el exceso de tono y los residuos tóxicos del músculo que se producen al hacer ejercicio excesivo. También suele ser llamado masaje de descarga o pre-competición para aquellos atletas que lo necesiten. Sus beneficios básicos es que evita lesiones futuras, mejora los dolores musculares, genera una sensación de bienestar por lo que tu rendimiento físico mejora y acelera el proceso de recuperación post-entreno o competición. 

Reflexología

Es un tipo de masaje que se basa en el tratamiento de las zonas que son el reflejo del cuerpo, específicamente en manos y pies (podal). Esta técnica aprovecha los conocimientos sobre las conexiones de nervios entre segmentos internos de órganos, músculos y piel, para influir a nivel reflejo, sobre dolencias desde el exterior.

Su objetivo principal es aliviar el dolor y favorecer la curación, pero también contribuye a disminuir el estrés y la ansiedad, pues estimula la circulación, potencia el sistema inmunológico y equilibra los niveles de energía. 

Tipos de masajes reflexología

 

Si quieres aprenderlo todo sobre la estética, no te pierdas los cursos de Thuya Escuela

Puedes convertirte en un gran profesional con nuestro Grado Medio de Estética y Belleza, nuestro Certificado Profesional Nivel III Estética o nuestros cursos de Estética Superior y Quiromasaje